Curso Capacitación y Formación en Vacunación 2012-2013

Más de dos siglos han pasado desde el descubrimiento de la primera vacuna en el mundo. Doscientos años de trabajo, esfuerzo, investigación, aciertos y desaciertos envuelven la historia y el desarrollo de una de las herramientas sanitarias de mayor impacto en la población.

En el camino, millones de vida se han salvado y cientos de millones de casos de enfermedades han podido prevenirse. Y, como dijera Stanley Plotkin en 1994, “con excepción del agua potable, ningún otro elemento, ni siquiera los antibióticos, han tenido un efecto mayor sobre la reducción de la mortalidad y el crecimiento poblacional” que el impacto de la vacunación sobre la salud de la población.

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), “las inmunizaciones contra las enfermedades más comunes y mortales de la infancia, salvan anualmente la vida de aproximadamente un millón de niñas y niños”, sólo en los países en desarrollo. Pero, al mismo tiempo, más de 3.5 millones de esta población padecen o quedan incapacitados a causa de enfermedades que podrían haberse evitado con la vacunación.

“Sólo sirven las conquistas científicas sobre la salud, si éstas son accesibles al pueblo”, fue una de las admirables reflexiones que nos dejara nuestro primer ministro de Salud Pública de la Nación, el Dr. Ramón Carrillo.

Y es precisamente el Estado, en todos los niveles, quien debe velar por el cumplimiento de este derecho, ya que la vacunación representa más que una herramienta para reducir enfermedades; implica, fundamentalmente, el derecho humano a la salud, a la vida, a la integridad física, a la dignidad…

La República Argentina, y Córdoba en particular, vienen desplegando un arduo trabajo para instalar a las acciones de vacunación como prioridad dentro de las políticas públicas en materia de Salud. Conjuntamente con las provincias, las sociedades científicas y otras entidades de carácter público y privado, el Estado nacional ha logrado incorporar a lo largo de los últimos nueve años, 10 nuevas vacunas al Calendario Nacional, lo cual ha permitido que nuestro país cuente hoy con uno de los calendarios de vacunación más completos de América y el mundo.

Es en este contexto donde el equipo de salud a cargo de las acciones de vacunación en la Provincia de Córdoba cumple un rol insustituible, no sólo en lo que respecta al acceso a las vacunas por parte de la población, sino también en garantizarle el derecho a un trato digno y respetuoso, y a contar con información clara y suficiente durante el momento en que la familia se acerca al centro de salud a cumplir con esta importante responsabilidad individual y social.

Para lograr esta meta, resulta imprescindible que el personal de salud a cargo de las acciones de vacunación en la provincia de Córdoba se mantenga adecuadamente actualizado sobre cada una de las vacunas que integran el Calendario Nacional, entrenado en las técnicas de conservación, manipulación y administración de vacunas, así como también cualificado en el trato e interacción con la población que se acerca a recibir las vacunas, siempre desde una óptica del respeto por la dignidad y el derecho a la salud de nuestros habitantes.

Tener conocimiento del marco legal que requieren los vacunatorios para su funcionamiento, estar debidamente informados para evitar oportunidades perdidas y mantener un compromiso con las acciones de vigilancia epidemiológica, que permiten obtener en forma oportuna “información para la acción”, son otros de los requisitos indispensables en la formación de los vacunadores.

Pero este curso pretende ir más allá de aportar soluciones instrumentales a los requerimientos del Programa de Inmunizaciones; intenta construir un equipo de profesionales sólidos en sus conocimientos, comprometidos en sus acciones y respetuosos de los derechos de la población con la que interactúan y asisten a diario.

Esperamos, además, que este curso se convierta en un espacio de reflexión sobre el rol de los vacunadores en el campo disciplinario de la Salud y, al mismo tiempo, abrir nuevos espacios de diálogo, intercambio de experiencias y posibles intervenciones que enriquezcan la labor diaria de todo el equipo humano que trabaja en la prevención de enfermedades evitables por medio de la vacunación.